CRÓNICAS AZKENA ROCK

durante el festival Azkena Rock 2012 estuve escribiendo crónicas para la agencia Efe de noticias. os presento aquí dos de ellas.

i wrote reports of the Azkena Rock Festival for the press agency Efe . i show here 2 of them. sorry, no english translation.

status quo

Las guitarras de Status Quo abren el Azkena Rock 2012

Vitoria, 15 jun (EFE).- El Azkena Rock de Vitoria ha abierto hoy sus puertas con un tremendo concierto de Status Quo, precedido por Twisted Sisters y que augura el mejor rock para las próximas jornadas del festival.

Status Quo han salido al escenario con la puesta de sol a facturar rock de guitarras y a mostrar esa capacidad para el ritmo que les puso en lo más alto de las listas de éxitos hace ya treinta años. El concierto ha sonado desde el principio a un rock’n’roll clásico que pocos atesoran, gente como Ray Davies o Paul Weller, por mencionar a músicos que han pasado otros años por el mismo escenario. Status Quo lo han hecho con dos guitarras, una batería y un bajo, a veces un teclado, con mucho respeto por sí mismos y por su público y las manos en los bolsillos, como si no pasara nada.

Pero sí ha pasado. El público ha reconocido inmediatamente lo que escuchaba y, con una sonrisa en los labios, se ha puesto a bailar. Coreando con naturalidad canciones inolvidables como “Rockin’ All Over the World” o “In The Army Now” y disfrutando con los riffs mientras los músicos se movían por el escenario o se emulaban a sí mismos bailando a coro.

Les han precedido unos enérgicos Twisted Sisters, que han conectado inmediatamente con su público con canciones como “I Wanna Rock”, “The Kids Are Back” o “We’re Not Going to Take It”. Y más tarde la música ha continuado hasta las tres de la mañana, con Pentagram, Dropkick Murphys y Porco Bravo.

Mañana mismo habrá más oportunidades de bailar, ya que actuarán Ozzy Osbourne & Friends en su único concierto en España tras la suspensión del que iban a dar en Madrid hace dos días. Con ellos estarán The Mars Volta y una brillante representación española con dos bandas de estilos muy diferentes como Lisabö y Lüger.

Antes, a la una de la tarde en la plaza de la Virgen Blanca actuarán también Charles Bradley & His Extraordinaires en un concierto de blues y rock gratuito dentro del programa del festival.

El rock de Lynyrd Skynyrd y la psicodelia de Brian Jonestown cierran el ARF

Vitoria, 17 jun (EFE).- Desde que ha abierto sus puertas con North Mississippi Allstars hasta la última nota de The Brian Jonestown Massacre, el Azkena Rock Festival ha ido creciendo en intensidad en la última jornada de este año, que ha contado con la presencia de los míticos Lynyrd Skynyrd con un concierto de rock americano de pura cepa.

Aunque algo importante estaba por venir, con un cierre garajero de los que dejan ganas de repetir en lo que es ya casi una tradición en el ARF. Por este último concierto han pasado Jon Spencer Blues Explosion o Black Lips, entre otros. The Brian Jonestown Massacre han desplegado sus cinco, a veces seis guitarras sobre el escenario para cerrar el festival ante un público que aún tenía ganas de ritmo. En el centro, Joel Gion tocando las maracas o la pandereta, bailando ligeramente y cantando de vez en cuando, muy de vez en cuando. En total eran nueve o diez sobre el escenario, como estatuas aisladas, cada uno estático en su burbuja. Su psicodelia cadenciosa y oscura ha invadido el ánimo de la audiencia. Sus riffs interpretados a coro hasta la saciedad son mantras que consiguen grandes momentos de placer compartido. Sus voces tenues se funden en el sonido y la audiencia responde adaptándose a la sutileza de su “ruido”. Poco a poco todo va funcionando y uno se siente parte de un conjunto en el que los músicos no son más ni menos que nadie ni lo pretenden. Y se van como han llegado, discretamente, hasta luego.

Hank 3 sin embargo ha hecho un concierto memorable en otro registro totalmente distinto. Ha dividido su tiempo en dos mitades, reservando el hillbilly y el country para la primera parte. Entonces ha vaciado completamente el escenario y él, solo con su batería y unas pocas máquinas la mayor parte del tiempo, ha interpretado un hardcore sensacional. Su voz es un portento, pero cuando toca la guitarra hay que echarse a temblar. Las voces pregrabadas ininteligibles y las extrañas armonías de su guitarra forman un conjunto potentísimo, todo lo contrario de lo que ha sido la primera mitad del concierto, muy ligera y divertida.

Solo unos minutos antes, My Morning Jacket habían hecho todo un despliegue de sensibilidad en el escenario principal con un concierto de medios tiempos, en el que han resonado casi simultáneamente ecos de metal, de jazz, o de stoner. Los largos pasajes instrumentales consiguen ser evocadores sin alejarse de un estilo claramente americano y rockero, por no decir country. En un abrir y cerrar de ojos ha transcurrido el concierto, y ha habido que moverse a por otra cosa.

Noches como la de hoy hacen grande el Azkena Rock Festival que, como en años anteriores, ha sido programado con mimo para ofrecer grandes clásicos y muchas agradables sorpresas. A lo largo de tres jornadas, con el regalo de los dos estupendos conciertos gratuitos de la Plaza de la Virgen Blanca, se han podido escuchar muchos de los palos del rock y también algunos sonidos disidentes de esta etiqueta, el rock, a veces tan ambigua. También es un acierto el tercer escenario que permite solapar los conciertos para que la oferta sea más variada y el público tenga opciones diferentes.

Sin datos aún de la organización, con seguridad la jornada más concurrida este año ha sido la del viernes, aunque las tres noches pueden considerarse un éxito de público.